Hoy por las redes sociales ha aparecido una noticia curiosa. El ayuntamiento de Barcelona abría una nueva plaza por un fotógrafo oficial.

Esta convocatoria salía después de despedir a Laura Llach, fotógrafa que hacía 20 años que trabajaba como autonoma para el Consistorio.

Si la noticia ya parecía extraña, una vez mirado los requerimientos, la cosa se hacía un poco grotesca.

Aquí os pongo un pantallazo de los requerimientos técnico (que podéis encontrar aquí)

Atención a los detalles:

  • Cámara digital profesional con tres resoluciones (baja media y alta).

Esto ya suena muy extraño. Todo el mundo que tiene un poco de conocimiento fotográfico sabe que la resolución la mujer el sensor, en función de su tamaño y de sus características de calidad. Y por cada cámara hay un sensor, no tres. Es cierto que se puede reducir el formato de la foto, pero en los hechos una operación de reducción interna a la cámara, por lo tanto, ninguna cámara tiene tres resoluciones.

  • Objetivo 24-250 mm

Este objetivo, sencillamente, no existe. Existe un 24-70 o 24-105, y después existen los “todoterreno” de 55-250 mm (de más baja calidad que los dos anteriores que he mencionado). Pedir un objetivo que no existe es extraño, sino directamente absurdo.

  • Objetivo de 300mm. Minim.

Y este es el punto más divertido de todo. Este objetivo se usa normalmente por fotografía de deporte, por partido de fútbol. Y en las salas de actas, en la normalidad de las fotos hechas, normalmente, con un 200 ya llegas bien…un 300mm sería como quedarse demasiado largo, y no poderlo usar (Sin considerar que vale 1600 euros y que pesa mucho).

La fotógrafa Ana Jimenez Remacha de la Vanguardia, afirmaba que “Desde luego muy profesional no parece, que incuso gente cercana al Ayuntamiento aseguran que la plaza ya está otorgada”.

La cosa, por un ayuntamiento del cambio, es demasiado sospechosa.