Año nuevo, blog nuevo

Bien pues, entramos en el año nuevo y a la vegada recuperamos la mandanga de siempre. Con un poco de autocritica y algún propósito nuevo, que seguramente no podré mantener.

La idea que tenía, de escribir una vez a la semana, ha fracasado miseramente. Por dos razones principales: falta de tiempo y de temas. Probablemente no tengo demasiadas cosas a decir, y probablemente tampoco hay que hablar de todo tener ataques de grafomania una última el otro. La carencia de tiempo está ligado al que ha pasado aquí en Cataluña. Que, por cierto, es un buen caos.

Pero la suerte ayuda los valientes, como se llama en Italia, por lo tanto la intención sigue. Escribir y decir algo.

Los temas como siempre serán dos, los puntos claves de mi existencia: la fotografía y la política. También porque son dos cosas muy ligadas, por obvias razones. Ahora, está claro que son macrocategorías, pero encontraré la manera de dar informaciones prácticas y símil-útiles.

A ver.

p.d. Y, por cierto, he añadido la lengua italiana. En el hipotético italiano que después de 10 años casi ya no hablo. Un berenjenal.